Se encuentra usted aquí

Pronunciamiento público FyAH

Nosotros y nosotras la Fundación Fe y Alegría Honduras, absolutamente convencidos de la necesidad de apostar por la educación pública, de calidad y como derecho. Promotores de la paz y defensores de la vida, ante la ola de violencia que sacude nuestro país, a la educación nacional y en concreto a nuestras escuelas técnicas y asociadas. A la comunidad nacional e internacional declaramos lo siguiente.

1 – Lamentamos profundamente el asesinato en contra de Erick Efraín Martínez Rosales, de 14 años de edad, alumno del sexto grado y de la Escuela 2 de Marzo parte de la red de centros educativos públicos asociados a Fe y Alegría.

2 – Hacemos pública nuestra solidaridad con la señora Waldina Rosales medre de Erick Efraín, con los y las alumnas del sexto grado sus compañeros y con la comunidad docente y administrativa del centro educativo. Situaciones de dolor como las que se viven en este centro desgarran nuestro proyecto pedagógico de calidad y cuestionan la condición de sujetos de derechos. Sin embargo es en esa desesperanza e impotencia en donde el Dios de la vida nos manda apelar con fe por la humanidad en donde aún se puede cultivar la alegría.

3 – La crisis en el sistema educativo nacional es el reflejo de una sociedad en crisis y por tanto la solución esta en el establecimiento de un estado de derecho y la generación de políticas públicas por una educación pública de calidad y no en la represión, persecución político/judicial y en casos extremos – como este y otro recientes – la muerte.

Por tanto

Condenamos la situación de inseguridad, vulnerabilidad y abandono en que se encuentran las comunidades, los jóvenes y la centros educativos, especialmente aquellos ubicados en las zonas urbano marginales y rurales en donde pareciera que la responsabilidad por la educación del estado no existe o no se hace necesaria.

Condenamos que en Honduras la violencia se imponga como la forma para la resolución de conflictos, que los asesinatos superen los diálogos, que no existan procesos de investigación adecuados y que la impunidad impere ante la demanda de justicia a favor de las familias de las víctimas.

Exigimos a las autoridades y organismos de investigación criminal destinar los recursos necesarios para esclarecer los hechos y condenar a los responsables. Pues una vida como la Erick y la de tantos jovencitos que mueren violentamente en Honduras es, sin duda alguna, la muerte lenta y sistemática del estado de derecho y la sociedad humana por la que apostamos.

Dado en la ciudad de El Progreso a los 23 días de Junio del año 2017

Héctor Efrén Flores 
Coordinador acción e incidencia pública 
Fe y Alegría Honduras